No sin mi Gato

Es hora de pedir perdón a mis padres y hermanos

Desde que tengo recuerdos sobre mi infancia y juventud siempre están presentes los animales. La verdad es que me gustan todos, y en cada uno encuentro algo bello, desde su morfología a sus costumbres, me gusta conocerlo todo. También admiro sus movimientos, sus colores, y en cada uno siempre encuentro algo que me atrae.

En la actualidad vivo con tres gatos persas de línea americana, tal vez porque son el perro de los gatos y se adaptan a mi nueva vida de trabajo imparable. Requieren de muchos cuidados, ¡no creáis! Se tienen que cepillar cada día y limpiarles los ojos, pero también puedo marchar tres días dejándolos solos en casa sin problema.

A lo largo de mi vida me han acompañado muchos animales, tantos, que me es imposible enumerarlos, pero, ahora, mientras escribo estas líneas, recuerdo todo tipo de aves: guacamayos, loros, yacos, cotorras, palomas, periquitos, canarios, gorriones, cernícalos o cacatúas Alba. Éstas últimas hacían footing conmigo posados en mi hombro y me acompañaban por la ciudad o el campo, ante la atenta mirada de los transeúntes que no daban crédito a sus ojos.

También recuerdo mamíferos: gatos siameses, gatos comunes, caballos, ratas, ratones, conejos, y perros, desde mastines a chihuahuas, de éstos últimos por mi amistad  con Xavier Cugat, el conocido director de música, con el que incluso creamos el Club Nacional de Chihuahua, dando a conocer esta peculiar y compleja raza de caninos. Recuerdo que incluso gané con mi perro Camilo el Campeonato de España apareciendo en todas las revistas sobre el mundo del perro.

El mundo de los reptiles y los peces también me ha dado muchas satisfacciones. Creo que he tenido los más bellos acuarios y terrarios, aunque es justo reconocer que hoy en día han sido superados con las nuevas técnicas de iluminación y decoración. He tenido desde serpientes a tritones, pasando por ranas y sapos, para terminar con tortugas de todo tipo, llegándome a especializar en la cría de tortugas carbonarias y la Gran Sulcata Africana, cosa que llamó la atención de Bertín Osborne, que por aquel entonces presentaba en televisión un programa de éxito titulado Ankawa, y no lo dudó y me invitó. Recuerdo aquel viaje a Sevilla con mis hijos en el que aparecí en el plató con mis tortugas gigantes, alguna de más de 35 kg de peso!

Después de una vida en la que me han acompañado mi familia y, cómo no, mis animales, pues forman parte de mí, es la hora de pedirles perdón a mis padres y hermanos a estas alturas de la vida por esos animales que se escapaban y ellos se encontraban por la casa dándoles sustos, en ocasiones no justificados. Incluso esos veranos en los que viajaba, siendo un niño, con peces, pájaros, reptiles y mamíferos en el coche ¡Cuánta paciencia! Aún no entiendo como mi madre me lo consintió.

No quisiera terminar sin hablar de mis tres gatos, unos estupendos ejemplares de gato persa que me hacen mucha compañía. Disfruto con la perfección y la morfología de esta raza, sus ojos alineados con la nariz, su pelaje, pero lo que más me gusta es su carácter pacífico, tranquilo y bonachón. Después de toda una vida amando a los animales creo que me quedo con el gato: es limpio, no tienes que enseñarle, es astuto por instinto y no tienes que pasearlo.

Por otra parte ¿cómo han podido estos fascinantes animales ser considerados animales traicioneros o agresivos? Es cierto que los gatos son animales muy independientes, y eso los hace especiales, sin embargo, pueden llegar a formar lazos sociales muy duraderos. El gato tiene una personalidad muy peculiar, algo que saben quienes conviven con uno. Si jugamos y pasamos tiempo con ellos, nunca se irán.

Es bueno saber, según estudios científicos, que los felinos tienen células de Merkel en toda la piel, lo que hace que esta sea muy sensible, de 4 a 24 veces más sensible que la humana. Por eso, debemos acariciarlos con suavidad y acostumbrarlo al contacto físico desde pequeño, así como a estar atento a las señales que hace cuando algo no le está gustando y respetar su espacio.

Los míos, por ejemplo, son muy tranquilos y nunca te sientes solo con ellos.

mayo 27th, 2014 0 comments Sociedad

Add your comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Contador de visitas

contadores de visitas gratis

Entrevista a José Daniel Barquero:

(Barcelona, 1966)

Jose Daniel Barquero

"Trabajar en persuasión es trabajar partiendo de la verdad"

© 2014 José Daniel Barquero