EL COLECCIONISTA

EL COLECCIONISTA,

JOSÉ DANIEL BARQUERO CABRERO

 

El afán de poseer, la ambición de tener; de rodearse de objetos, de crearse un pequeño mundo alrededor, distinto al que vivimos, existe desde que el hombre empezó a tener uso de razón.

Tenemos constancia de la existencia del coleccionismo desde las antiguas dinastías faraónicas: los egipcios y los asirios coleccionaban lo hermoso, lo bello, lo artísticamente perfecto. Incluso los tolomeos reunían a los más importantes artistas para adquirir sus obras, pasando éstas de padres a hijos.

En España, entre los siglos XV y XIX, el coleccionismo tuvo una gran aceptación, empezaron los reyes, continuaron los nobles y no tardó en extenderse a la burguesía y más recientemente a principios de siglo pasado al  resto de la ciudadanía.

Algunos ejemplos los tenemos en la primera mitad del siglo XV, con Alfonso V el Magnánimo, Rey de Aragón y Sicilia, importante coleccionista de monedas y medallas en la primera mitad del siglo XVI; con Fernando Colón, hijo del descubridor, quien reuniría una espléndida biblioteca de más e 20.000 libros; Carlos V, poseedor de una de las más importantes colecciones de relojes y medallas, o bien, Fernando de Aragón, Duque de Calabria, coleccionista de armas, pinturas, joyas y lienzos. El catalán Miquel Mai, regente de la Cancillería del Rey Fernando, fue poseedor de una importante colección de bustos en mármol de emperadores romanos.

La afición al coleccionismo entre el siglo XV y XIX está plagada de importantes hombres y mujeres, a quienes gracias a éstos hemos descubierto cómo llegamos a ser lo que somos; esta afición se extiende entre estos siglos muy rápidamente por España, Italia, Francia, Alemania, Reino Unido, Estados Unidos, etc.

Yo siempre sentí desde muy pequeño la necesidad de coleccionar. Soy amante de los objetos que colecciono, pero como todo coleccionista, entré en la extravagancia de algunas de mis colecciones que tal vez me hicieron distinto o ¿Tal vez no? al resto de los coleccionistas. No sólo colecciono objetos intelectuales y artísticos, como libros o manuscritos, sino  también objetos extraños y diferentes: relojes de bolsillo, arte religioso –principalmente tallas de madera policromadas- calderos, tenazas, argollas, tazas, sombreros, botellas, escupideras modernistas y silbatos de hierro, sin olvidarnos de figuras, máquinas de sacar punta a los lápices, coches antiguos heredados de la familia y otros muchos que puedo adquirir calidad – precio en distintos lugares del mundo.

No sólo colecciono por tanto objetos artísticos si bien para mí todo es arte, si no que colecciono objetos extraños y diversos de los que no espero una revaloración artística sino motivado por tal vez el egoísmo de la posesión, cuyo valor no es posible explicarse ni comprender por más que se intente.

No obstante, el coleccionismo por lo general siempre empieza por un impulso de posesión por un objeto del que no entiendes por qué te enamoras, pero que te gusta pasionalmente y el cual una vez adquirido, la emoción que te embarga es tal, que entonces necesitas otro y otro objeto. El placer empieza cuando descubres que ese objeto que posees y te causa placer, felicidad e ilusión y tú piensas que es único, descubres otro, de parecidas características pero que puede proporcionarte algo que ese primer y segundo y tercer objeto no te proporciona, es entonces cuando empiezas a amarlos y quieres tanto a esos objetos que necesitas comprenderlos, leer sobre éstos, convertirte en un experto para ti mismo, nunca para los demás; son tus objetos, que quieres conocerlos al máximo y compartir con ellos experiencias, tus ilusiones y cómo no, que te acompañen durante toda tu vida. Y la verdad es que te acompañan siempre, son tu inspiración y te proporcionan bienestar.

Es francamente difícil si no imposible, que un coleccionista sólo coleccione una cosa, pues una colección puede inducirte a otra. Por ejemplo, yo colecciono relojes de bolsillo, algunos muy curiosos. Pues bien, a raíz de coleccionar relojes, empecé a comprar libros de relojes para aprender y estudiar e ilustrarme con éstos. Esto me condujo a coleccionarlos y dispongo de una colección significativa de libros de relojes, lo cual me condujo, a su vez, a comprarme un día un libro de relojes para mi hijo José Luís sobre cómo enseñar la hora a los niños y de ahí me inicié a coleccionar libros de enseñar la hora a los niños. Con posterioridad un anticuario del Mercado de Antigüedades de la Catedral de Barcelona me regaló una navaja de relojero con publicidad de una marca de relojes y eso me condujo a coleccionar navajas con publicidad de relojes.

Si me identifico con una definición sobre cómo soy en lo que respecta a mi amor por las cosas, debo indiscutiblemente elegir la “Oda a las cosas” de Pablo Neruda, de quien también por cierto, colecciono sus libros y cartas manuscritas originales.

 

ODA A LAS COSAS

Amo las cosas loca, / locamente. / Me gustan las tenazas, / las tijeras, / adoro / las tazas, / las argollas, / las soperas, / sin hablar, por supuesto, / del sombrero.

Amo / todas las cosas, / no sólo / las supremas, / sino / las / infinita- / mente / chicas, / el dedal, / las espuelas, / los platos, / los floreros.

Ay, alma mía, / hermoso / es el planeta, / lleno / de pipas / por la mano / conducidas / en el humo, / de llaves, / de saleros, / en fin, / todo / lo que se hizo / por la mano del hombre, toda cosa: /las curvas del zapato, / el tejido, / el nuevo nacimiento / del oro / sin la sangre, / los anteojos, / los clavos, / las escobas, / los relojes, las brújulas, / las monedas, la suave / suavidad de las sillas.

Ay cuántas / cosas / puras / ha construido / el hombre: / de lana, / de madera, / de cristal, / de cordeles, / mesas / maravillosas, / navíos, escaleras.

Amo / todas / las cosas, / no porque sean / ardientes / o fragantes, / sino porque / no sé, / porque / este océano es el tuyo, / es el mío: / los botones, / las ruedas, / los pequeños / tesoros / olvidados, / los abanicos en / cuyos plumajes / desvaneció el amor / sus azahares, / las copas, los cuchillos, / las tijeras, / todo tiene / en el mango, en el contorno, / la huella / de unos dedos, / de una remota mano / perdida / en lo más olvidado del olvido.

Yo voy por casas, / calles, / ascensores, / tocando cosas, / divisando objetos / que en secreto ambiciono: / uno porque repica, otro porque / es tan suave / como la suavidad de una cadera, / otro por su color de agua profunda, / otro por su espesor de terciopelo.

Oh río / irrevocable / de las cosas, / no se dirá / que sólo / amé / los peces, / o las plantas de selva y de pradera, / que no sólo / amé / lo que salta, sube, sobrevive, suspira. / No es verdad: / muchas cosas / me lo dijeron todo. / No sólo me tocaron / o las tocó mi mano, / sino que acompañaron / de tal modo / mi existencia / que conmigo existieron / y fueron para mí tan existentes / que vivieron conmigo media vida / y morirán conmigo media muerte.

 


No sólo he aprendido a apreciar el valor del tiempo sino que he aprendido también a valorar todo aquello que hace que nuestros días, horas, minutos y segundos, puedan transcurrir dándonos cuenta de ello, siendo conscientes de lo fugaz de la existencia. Y son los relojes aquellos que nos recuerdan, día a día, el valor de nuestro espacio, la rapidez de la vida. Cada reloj tiene una historia apasionante detrás: personas que vivieron situaciones de gloria, de pérdida, de triunfos, alegrías, unidos a ese instrumento que nos indica certeramente el momento que vivimos. Comparto con todos vosotros mis investigaciones sobre el coleccionismo

ANEXO

LIBROS DE RELOJES

Diccionario de Relojes

Libro avalado por la AEERB, Asociación Española de Expertos en Relojes de Bolsillo. Edición limitada para coleccionistas.

Nueva obra de Relojería, dedicado al mundo de la Alta Relojería, en la que tan necesario resulta la definición de distintos tecnicismos. El diccionario ha querido mantenerse fiel a la tradición y toma las aceptaciones etimológicas y maneras de definir, después de haberlas cotejado unas con otras para elegir las que en cada caso han aparecido más adecuadas. Amplía también este diccionario a perfeccionar el acervo general de la lexicografía española con aportaciones originales que lo acercan en cuanto es posible a ser un Diccionario de la Lengua Relojera, culta y moderna.

PDF PORTADA LIBRO: Diccionario de relojes – Edición de Coleccionista

 

 

 

 

 

 

Relojes Bahne Bonniksen, el inventor del karrusel

Historia de un genio que revolucionó la hora en el mundo.
Libro avalado por la AEERB, Asociación Española de Expertos en Relojes de Bolsillo. Edición limitada para coleccionistas.

Bahne Bonniksen, el maestro relojero inventor del Karrusel que revolucionó la industria relojera. Esta es la historia de un genio, maestro relojero que destacó por sus investigaciones científicas y aportes al mundo de la relojería. Considerado entre los mejores del mundo en su especialidad a finales del siglo XIX y principios del XX, su invento más importante y revolucionaría la relojería fue el Karrusel.

PDF PORTADA LIBRO: Relojes Bahne Bonniksen – El inventor del Karrusel
Todo sobre los relojes de bolsillo

Todo sobre los Relojes de Bolsillo

Una gran guía que incluye numerosas fotografías de relojes de bolsillo y que nos explica la catalogación y su técnica. Con esta obra podrá disfrutar más, si cabe, de sus relojes, así como utilizarla para aprender a catalogar sus piezas, valorar su colección, o bien iniciarse en el coleccionismo.

PDF PORTADA LIBRO: Todo sobre los relojes de bolsillo

Diccionario de Relojes – Ilustraciones

Diccionario de Relojes – Libro

 

 

 

 

 

Enciclopedia del Reloj de Bolsillo

Una gran obra que incluye más de 500 fichas completas de relojes de bolsillo, que resumen la historia del reloj en el mundo y su técnica. Con esta enciclopedia podrá disfrutar de la historia del reloj de bolsillo, así como utilizarla para aprender a catalogar sus piezas, valorar su colección, iniciarse en el coleccionismo o conocer los precios de mercado para comprar o vender un reloj de bolsillo. Para la selección de relojes de la enciclopedia se ha acudido a colecciones de primer nivel en varios países del mundo en las que se han elegido las piezas más interesantes y atractivas. Se analiza su mecánica, su diseño, sus materiales, su arte y su historia para disfrutar de ellos. El autor es profesor doctor honoris causa por varias universidades, coleccionista de varias generaciones y experto en historia y técnica relojera. También cuenta con la colaboración de especialistas expertos en relojería, mecánica, gemología y joyería. Un apasionante recorrido por la relojería de todas las épocas ytodos los estilos desde el año 1670 hasta 1970. Además de colecciones particulares, la enciclopedia recoge piezas representativas de museos, casa de subastas y colecciones públicas.

PDF PORTADA LIBRO: Enciclopedia del Reloj de Bolsillo

MIS PROGRAMAS EN RADIO NACIONAL DE ESPAÑA

PUBLICACIONES SOBRE ANTIGÜEDADES Y TALLAS DE MADERA

Libro de Villancicos Navideños

Villancicos Navideños – libro

Muestra de algunas de las tallas que ilustran el libro Villancicos Navideños:

MUSEO INTERNACIONAL DE ALTA RELOJERÍA DE BOLSILLO

Contador de visitas

contadores de visitas gratis

Entrevista a José Daniel Barquero:

Jose Daniel Barquero

"Trabajar en persuasión es trabajar partiendo de la verdad"

© 2014 José Daniel Barquero